Ayudando a líderes a proyectar una imagen de excelencia

Asesora de Imagen BarcelonaDurante la preparación de cualquier exposición, debes tener en mente varias cuestiones:

 

  1. ¿Quién es tu público? ¿A qué se dedican? Eso marcará las líneas generales del contenido de tu presentación.
  2. ¿Qué edad tiene tu audiencia? Este punto te indicará el tono y el vocabulario que mejor te ayudará a conectar con tu audiencia.
  3. ¿Dónde se desarrolla el evento? El lugar donde hagas la presentación pautará el nivel de mayor o menor formalidad tanto de tu código de vestimenta como de la manera en que se desarrolle la conferencia. Una exposición ante empresarios y directivos de mediana edad o edad madura en una sala de conferencias montada ad hoc, exigirá un nivel mayor de formalidad en todos los aspectos (de material de apoyo, de información y estructura de la presentación y de vestuario) que una conferencia impartida a un grupo de universitarios en un aula académica.
  4. Menos es más. No tienes que dar mucha información. En otro caso, aumentará tu ansiedad antes de subirte al escenario y puedes caer en el riesgo de aburrir al público.  3 ó 4 puntos o ideas principales son suficientes.  No es importante la cantidad de información sinó la facilidad con la que el público pueda digerir esa información.    Haz como el gran escultor Miguel Ángel, que decía quitar el sobrante de un bloque de mármol para que  aflorara la escultura.
  5. Da forma a la presentación. Dale una estructura y haz que esa estructura esté siempre presente durante la presentación.  Dependiendo del tamaño de tu audiencia, puedes dar una visión general de la materia y después ir desarrollando los puntos (recomendable en exposiciones de más de 20 minutos), o bien presentar cada punto y desarrollarlo en el momento (recomendable en exposiciones cortas y ante poca audiencia).
  6. Practica lo necesario, pero sin exagerar. Preparar demasiado aumentará tu ansiedad y tu sensación de que todavía no estás lista/o.  Prepara y practica en voz alta y visualizándote ante el público.  Todavía es mejor si puedes contar con un par de amigos y pedirles que se comporten como público.  Hazles participar, practica el contacto visual.  Este ejercicio te ayudará a visualizarte y preparar tu mente positivamente.
  7. No trates de ser perfecta/o. Tienes que prepararte y hacerlo bien, pero el perfeccionismo sólo te provocará ansiedad.  No temas cometer un error u olvidarte de un punto.  El público no lo notará.  Ellos no saben el contenido de tu presentación.
  8. No memorices palabra por palabra. Memoriza y domina los conceptos y las ideas clave.  Lo demás, explícalo espontáneamente.
  9. Trata de ser tú misma/o. No trates de imitar a nadie.  Sé auténtica/o y espontánea/o.
  10. Siempre, siempre, siempre apréndete muy bien las primeras líneas de tu presentación. Por lo general, los nervios empiezan a ceder alrededor de dos minutos después de que hayas empezado a hablar.  Y esos dos minutos son cruciales para ti.  No permitas que la mente en blanco te arruine la exposición.  Tú sabes muy bien de lo que hablas.  Tú dominas la materia.  Tú eres la experta o el experto y por esa razón te han llamado.

Desarrollar y dominar la habilidad de comunicarse y hablar ante una audiencia es una competencia muy recomendable que impulsará tu carrera profesional.  Siempre te estás comunicando, ya sea ante tu equipo, tus colegas, tu jefe, el Consejo de Administración, tus clientes, tus hijos, tus amigos.  En ACC Imagen somos especialistas en ayudarte a proyectar esa excelencia que llevas dentro.  Contáctanos y no esperes más!

Leave a Reply

Copyrights © 2017 | ACC imagen