Ayudando a líderes a proyectar una imagen de excelencia

Qué es liderazgo? Quién es líder? Líder es aquel que tiene capacidad para prever, pensar más allá y con anterioridad a los demás, planear e influir en la gente para que ejecute el plan.

En principio, parece que el líder debe de tener grandes dotes de mando y dirección, visión de futuro, capacidad de comunicación y de entusiasmar a los demás, de engancharl e ilusionar para que cada miembro del equipo asuma el proyecto como propio.

Y la pregunta de siempre surge y resurge … el líder nace o se hace?

Si bien es cierto que algunas personas nacen con algunos talentos que les facilitan tomar posiciones de liderazgo, también es cierto que el mero talento no basta.  Hay que identificarlo y pulirlo, afinarlo y educarlo.  Por ello, podemos decir que las diferentes características o habilidades que hacen de quien dirige un buen líder, pueden desarrollarse.  Todos podemos aprender a ser líderes.

Veamos qué características definen a un buen líder:

Saber escuchar

Saber escuchar, y escuchar bien, es una habilidad muy necesaria del buen líder. Escuchar le permite no sólo reunir información, sinó además identificar problemas, tomar decisiones y resolver conflictos.

El líder debe de saber escuchar a los miembros del grupo que dirige, tomar en cuenta sus opiniones y sus planes.  Escuchando a los miembros del grupo, se logra que se sientan importantes e integrantes del equipo, por lo que es más fácil que se comprometan para entregar al grupo lo mejor de sí mismos.

Pensamiento crítico

Un buen líder es aquel que reúne información, la analiza, la interpreta y la entiende antes de actuar.  El pensamiento crítico no es nada más parte del proceso de decisión, sinó la manera de enfocar los asuntos y abordar los problemas.

Si bien es cierto que hay determinados perfiles de personalidad a quienes el pensamiento crítico les es innato, aquellos quienes son más impulsivos en su proceso de pensamiento deben de enfocarse con esmero en desarrollar esta habilidad.

Retralimentación asertiva

Ser capaz de retroalimentar positivamente y de una forma asertiva es un talento crucial para adquirir una buena capacidad de liderazgo.

Los miembros del equipo necesitan saber lo que se espera de ellos, lo que hacen bien, lo que no hacen bien, lo que se puede mejorar.

Ser capaz de dar feedback positiva y constructivamente al equipo, no sólo eliminará problemas y estrés, sinó que ayudará a que cada miembro del equipo lleve a cabo su parte del proyecto de manera efectiva, sumando éxitos al proyecto, confianza en el líder, sentido de pertenencia al equipo y orgullo y realización personal.

Buena gestión del tiempo

Hacer una buena gestión del tiempo permite al líder aprovechar al máximo su propio tiempo disponible. Para ello, será imprescindible una buena planificación de objetivos a corto y largo plazo, tener una lista de las cosas que hay que hacer, priorizarlas y calcular el tiempo necesario para cada actividad, incluir tiempo extra para imprevistos y hacer un buen manejo de dichos imprevistos, las interrupciones y las crisis.

Un buen aliado de la gestión efectiva del tiempo es saber delegar en los miembros del equipo.

Planeación e implementación

El plan es la directriz que permitirá la consecución del objetivo de una manera eficiente, y proveerá de dirección tanto al líder como al resto del equipo.

Planear es el proceso de pensamiento para determinar metas y objetivos, modos y tiempos para conseguir lograrlos.

El líder tiene la capacidad de ver el cuadro grande.  Qué quiere conseguir (determinar objetivo).  Qué necesita hacer para conseguirlo (establecer estrategias).  Cuánto tiempo necesita invertir para conseguirlo (programar agendas).  Formar un equipo (asignar responsabilidades).  Anticipar obstáculos, bien para prevenirlos, bien para preveer su tiempo de resolución.

Capacidad de organización y de delegar

El líder debe tener la capacidad de formar el equipo que pueda lograr las metas y objetivos del proyecto, proveyéndolo de la estructura y los medios necesarios para conseguirlos.

Delegando y asignando responsabilidades a los diferentes miembros del equipo, el líder podrá ejercer sus responsabilidades dejando que el equipo desarrolle las propias.

Dirigir, coordinar y moderar

Liderar implica hacer el trabajo de equipo más fácil.  En especial, el líder modera las discusiones entre los miembros del grupo, maneja y resuelve conflictos, coordina la estructura que el equipo necesita para su correcto funcionamiento, se asegura de que las relaciones y la comunicación entre los miembros del equipo es fluída y efectiva, que las tareas y responsabilidades de cada miembro o grupo son claras y específicas, que el rol de cada miembro del grupo, su responsabilidad y autoridad está bien determinada.

Motivar

La habilidad para infundir en la gente el deseo de dar lo mejor de sí es invaluable en un buen líder.  Un equipo motivado supera cualquier obstáculo para poder llegar al objetivo propuesto.

Para poder motivar a cada miembro del equipo, el buen líder sabe identificar las distintas necesidades de cada uno y la manera de colmarlas.  Es importante que el líder sepa crear y mantener un ambiente en donde los miembros del equipo se sientan inspirados a dar el máximo porque están cómodos y se identifican con el proyecto del que forman parte.  También es importante que el líder sepa reconocer y recompensar a los miembros del equipo por hacer las cosas correctamente o por la consecución de los objetivos parciales estratégicamente previstos para la consecución del objetivo final.

Ser mentor y guía

Es cierto que el líder necesita de gente hábil y con experiencia a su lado para que ayuden a superar los imprevistos que salen en todo proyecto.  Pero el buen líder también sabe identificar el potencial en aquellos miembros menos experimentados a los que ayudará a identificar , cultivar y desarrollar sus talentos.  Señalando áreas de oportunidad en las que se puede mejorar, dando buenos consejos, alentando a los miembros más noveles a pensar por sí mismos y tomar decisiones bajo el riesgo de equivocarse, dando buen ejemplo y siendo un modelo a seguir.

Formar equipo y ser parte del equipo

Un equipo es un grupo de gente que trabaja junta para conseguir un objetivo común.  Los miembros del equipo suelen compartir responsabilidades por el comportamiento y desarrollo del equipo en general, y dependen unos de otros para la consecución de dichos objetivos.  El líder sabe que es parte del equipo, y que los equipos son los activos más eficaces de las organizaciones para conseguir sus metas.  Los equipos están formados por diversos individuos con distintas habilidades y capacidades que hacen que el proceso de trabajo sea mucho más creativo y productivo.  El líder, el buen líder, sabe escoger muy bien a los miembros de su equipo de trabajo sabiendo identificar las habilidades que necesita de cada miembro, pero también entrenando al equipo a funcionar como tal, incentivando las discusiones de ideas e incentivando la comunicación fluída entre todos los miembros del equipo.

De este modo, podemos concluir que ser líder es una actitud, no una posición.

Y tú, eres un buen líder?

Leave a Reply

Copyrights © 2017 | ACC imagen